vayaalteatro

martes, agosto 19, 2008

VIVA NEBRADA

Gracias a la presencia de Gustavo Dudamel, quien se ha convertido en un fenómeno de la cultura venezolana, se logró capturar la atención de los espectadores que colmaron por dos días el aforo del Aula Magna de la UCV, ¡con funciones de ballet!.
Fue un verdadero regalo para los caraqueños reecontrarse con fragmentos de obras emblemáticas del maestro como Nuestros valses (1976), Doble corchea (1984) y Lento, a tempo e apa-ssionato (1978).
En escena estuvo el genio y versatilidad de un coreógrafo que era capaz de crear obras nutridas de lo académico, como el pas de deux del balcón de Romeo y Julieta (1986); pero también de lo tradicional, como La luna y los hijos que tenía (1975) -donde el joropo y los tambores salen a relucir- y lo popular como Fiebre (1995), donde revive la voz de La Lupe.
(angel ricardo gomez).






































Recibe las actualizaciones por correo